Noche de deseos

Es una noche como tantas noches, es una noche especial… El tiempo se consume lentamente, ella decide donarse esa noche con perfume de aventura, camina hacia  una  música que la atrae, música y perfume que la hipnotizan,  gente que baila,  se siente inmensamente sola rodeada de tanta gente, una sensación de nostalgia  que de pronto se transforman en sorpresa, desde el otro extremo  descubre  los ojos de un hombre que la recorren,   se siente explorada como si esos ojos fueran unas manos, manos expertas que reconocen cada punto de placer, una suave caricia en la espalda un roce que estremece  todo su cuerpo, un cuerpo voluptuoso que despierta consciente del placer que sabe dar y recibir, el corazón late a mil, mientras esos ojos manos recorren sus labios carnosos y descienden hasta rozar sus senos, sus mejillas se sonrojan pero no quiere que se detenga,  de tanto que no se siente viva,  esos ojos los conoce, esas caricias las reconoce, son los ojos del hombre que ama,  pero ella  ha decidido que es una noche de deseos y su deseo es que sea él quien recorra el camino hacia ella, alcanzarla para él significa atravesar una tierra desolada, son sólo unos pasos y la tendrá,   dos llaves para una misma puerta, coraje y miedo.

Ahora lo mira impúdicamente bésame tócame, tómame,   ahora él  la mira sin temor te encontré te  beso te toco te tengo, ahora ella ya no  lo busca y  él no se esconde. El camina hacia ella y se derrumba una pared, ambos aplacan su sed piel contra piel, una sed que sólo puede ser aplacada con la piel del otro. Ella descubre los ojos del hombre que ama , el descubre los ojos de la mujer que ama y ya no sienten más necesidad de  sufrir.

 

  

|

Comentarios

Bello!

Responder

Muy lindo, muy conmovedor

Te invito a pasar por mi blog y leer algunos de mis cuentos.

Saludos!!

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar